Historia y tradición

Un legado muy presente para afrontar el futuro

Desde el inicio de la historia, en las tierras de la DO Montsant han convivido con armonía la actividad humana y el respeto por el entorno. Incluso en el ámbito espiritual. La sierra de Montsant ha sido, y en cierto modo aún es, refugio de personas que han cultivado la dimensión espiritual de sus vidas. Como los eremitas que, haciendo honor al nombre de la sierra, la han poblado desde el siglo XII.

Los romanos ya elaboraban vinos en esta tierra, los monjes cartujos impulsaron el cultivo de la vid en toda la comarca y en el siglo XIX los vinos de la tierra de Montsant conseguían reconocimientos en las exposiciones universales, en todo el mundo.

La DO Montsant es una tierra donde el paisaje y el vino han ido de la mano a lo largo de los siglos y donde incluso las viñas viejas, cuidadas como auténticos tesoros, tienen Historia con mayúsculas. Una Historia que, con empuje y entusiasmo renovado, camina hacia el futuro.