Vinos

Nítido, cristalino, con atractivos reflejos dorados. Fresco, con aromas de frutos blancos, melocotón de viña, flores de acacia, ligeros toques tropicales, y una oleada de frutas cítricas que lo hacen refrescante. Entra vivo, suave, perfumado y encantador, con un final placentero.

blanco
garnacha blanca, macabeo

Vino muy perfumado con tonos cítricos y aromas topicales. Entrada en boca fresca y muy agradable, donde resalta un final muy corpulento.

blanco
macabeo

De color paja, en nariz destaca por los aromas delicados de fruta y flor blanca, pera y rosa silvestre. En boca es untuoso, muy sedoso, elegante y fresco con un final largo y persistente. Destaca por la amplitud y por sus aromas delicados y sutiles.

blanco
garnacha blanca, macabeo

Un blanco limpio, reluciente con una intensa fruta. En boca es sedoso, fresco, un aperitivo fácil y amable de maridar con pescados o carnes blancas.

blanco
garnacha blanca, macabeo

Buena intensidad colorante en tonos amarillo limón. En nariz muestra una buena potencia aromática, donde destacan los recuerdos de flores blancas, frutas carnosas, miel y espárrago, combinado con ligeros toques de vainilla y torrefacto. En boca se presenta equilibrado, pleno, glicérico y untuoso.

blanco
garnacha blanca, macabeo

Color amarillo pálido que da paso a un vino fresco, limpio, fácil. Intensos aromasde fruta fresca (manzana verde, cítricos) y tropical (piña, mango, papaya) ... el ataque es suave y el paso por boca amplio y fresco. Un vino ideal para losmeses más calurosos del año y un buen vino para beber a diario.

blanco
garnacha blanca, macabeo

Color amarillo pajizo y muy brillante. Aromas intensos a frutas tropicales, melocotón y flores blancas. En boca es fresco, fácil de beber y con un final largo.

blanco
garnacha blanca, macabeo

Color amarillo pajizo brillante, con aromas de frutas verdes, cítricos, melocotón... En boca es muy suave, elegante. Ligeramente seco.

blanco
garnacha blanca, macabeo

Blanco aromáticamente intenso, con predominio de la fruta blanca, notas tropicales bien maduras, suaves pinceladas ahumadas, hierbas de la montaña, con un ligero final mineral y sutiles aromas tostados de la barrica bien integrados. En boca goza de una buena entrada, una excelente acidez. Un blanco expresivo, afrutado, fresco ... un seductor.

blanco
garnacha blanca, macabeo