Vinos

Color rubí en fondos azulados. Aromas de fruta con ligero toque de regaliz. En boca es fresco, con taninos suaves y final de boca equilibrado.

tinto

Color muy intenso con tonos rojos y violáceos. Aroma compacto y complejo, destacan frutas rojas y especias. En boca sobresale su potencia astringente pero carnosa, muy persistente, con un olor retronasal a especias y cacao. Es un vino con mucha vida.

tinto

Nariz redonda, dulce, compacta debido a frutas muy maduras y la elegancia de la madera. Vino con cuerpo, concentrado, elegante y fino.

tinto

Color: rubí profundo y púrpura. Nariz: Llicorella con frutas maduras de grosella y notas balsámicas. Boca: mucho cuerpo y bien redondeado, tiene buena estructura tánica, potentes sabores de frutas negras, especias de robledos e higueras, con un final largo y persistente.

tinto
Clos Maria

Color cereza, granate de intensidad alta. Destacan en nariz aromas con recuerdos de frutas rojas, fondo tostado de roble de calidad, fino y complejo en su conjunto. Estructurado y potente en boca, sólidos taninos, maduro, redondo, expresivo y largo.

tinto

Nariz especiada y fondo de confitura de frutas rojas. Entrada en boca suave y un final con taninos de madera bien marcados.

tinto

Es un vino joven en el que prima la frescura, sin renunciar al cuerpo típico de los vinos de la comarca. En nariz nos ofrece una excelente combinación de frutas rojas y regaliz, y en boca encontramos un vino que muestra cierta mineralidad, sin dejar de ser fácil de beber.

tinto

Solpost Fresc es un vino de color cereza, vivo, de textura aterciopelada y elegante. En nariz, presenta aromas de frutos rojos, especias y anisados. En boca, es muy agradable, bien estructurado, con taninos redondos que nos llenan y nos dejan una deleitable sensación de frescor.

tinto

Color rojo intenso. Aromas tostados de fruta madura confitada, café, moka ... Exuberante en nariz. Es un vino intenso, aterciopelado, suave a la entrada y largo, con un carácter mineral que destaca su lado más auténtico.

tinto

El cupage refleja la personalidad de la tierra y transmite las características propias de cada cosecha. La granatxa aporta la frescura, el merlot, la suavidad, el syrah la complejidad y el cabernet los aromas más maduros, consiguiendo unas sensaciones amplias y equilibradas.

tinto